Trucos para el sueño del bebé

El sueño del bebé durante el verano

Acabamos de estrenar el mes de julio y ya se nota el calor del verano. Nos quedan por delante semanas donde las altas temperaturas estarán presentes en nuestro día a día. Lo notamos al salir a la calle, pero también al realizar otras actividades comunes como es el dormir. A partir de ahora es normal que nos despertemos pegajosos y con un cuerpo pidiendo una ducha a gritos. Los bebés también sienten el clima veraniego. Entre las muchas dudas que nos surgen a los papás y  las mamás está la de cómo debemos afrontar estas noches de calor para que el sueño del bebé sea de calidad.

Vamos a darle un repaso a los consejos que nos dieron en su día. Porque como siempre decimos, en Borsino baby también somos madres y padres ;-)

El calor de las noches de verano y el sueño del bebé

Siempre se nos ha dicho que la mejor temperatura para dormir está entre los 19 y los 21 grados. Cuando ésta baja o sube de ese baremo, nuestro cuerpo tiende a perder el sueño profundo o nos lleva a desvelar. Esto también le ocurre a los/as bebés, que “sufren” el calor como nosotros/as. En este aspecto, el sueño del bebé es similar al de los adultos.

Intentaremos, en la medida que nos sea posible, mantener fresca la habitación del bebé.  Abrir ventanas previamente, el uso de algún ventilador o del aire acondicionado nos puede ayudar con ello. Pero ojo, cada una de estas opciones tiene sus detalles a tener en cuenta. Por ejemplo, las ventanas abiertas pueden ayudar a generar corrientes, por lo que deberemos evitar exponer de forma directa a nuestro bebé. Si la habitación dispone de un ventilador de techo, lo haremos funcionar a velocidad mínima para evitar que coja frío. Y no olvidemos que el aire acondicionado y bebés reseca las vías respiratorias.

El sueño del bebé durante el verano

No te preocupes si suda. Es normal puesto que la relación de superficie corporal con su peso es mayor a la de un adulto. Los cambios hormonales debido a esto facilitan la sudoración, así que es algo común. No obstante, si creéis que suda en exceso, consultado con  vuestra/o pediatra.

¿Mosquitos y bebés?

Mosquitos y verano son dos palabras que van asociadas. Si sus picaduras nos son molestas, imagínate para un/a peque. Por eso vamos a intentar evitar que estos bichitos se acerquen a nuestro hijo/a. Eso si, teniendo en cuenta una serie de detalles que son importantes.

La mayoría de repelentes cutáneos no suelen ser aptos para los primeros meses de vida, así que evitaremos su uso en el bebé. Podemos usar otro tipo de repelentes, como los que se enchufan a la red eléctrica, siempre que sean aptos para uso con bebés y tras haber leído las advertencias de uso. Y las mosquiteras son un elemento muy útil y natural. Busquemos remedios naturales para evitar molestias durante el sueño del bebé ;-)

¿Tapo a mi bebé?

Otra duda que muchos/as hemos tenido: ¿Debo arropar a mi bebé durante el verano? Según algunos/as pediatras que  nos asesoraron en su día, es recomendable, siempre y cuando no nos excedamos con tejidos calurosos. Siempre es recomendable el uso de tejidos naturales y fresquitos. ¿Un ejemplo? el algodón. Es ideal para el verano.

El bebé puede dormir con un body  y patucos de algodón. Podemos arroparlo con una sabana o mantita suave, pero sin excedernos.

Y como siempre, si tienes dudas, habla con su pediatra

No nos cansaremos de repetirlo. Nosotros/as os daremos algunos consejos que hemos ido aprendiendo con nuestra experiencia como papás y mamás, pero no os cortéis al preguntarle cosas al pediatra. Son ellos los encargados de ayudarnos con el crecimiento y desarrollo correcto de nuestros/as hijos/as. Por eso, si tienes una duda, ya sabes a quién has de acudir.

Ah, y que no se nos olvide. Lo mejor para el sueño del bebé: una bonita nana :-)

¡Un fuerte abrazo!