Movimientos fetales

¿Cuándo empiezas a notar al bebé? Movimientos fetales

Al comienzo del embarazo, la mujer no se preocupa por si el bebé se mueve o no. En primer lugar tiene que asimilar que está embarazada, empezar a adaptarse a los cambios físicos, sufrir las molestias durante el primer trimestre. Pero la ocupación por los movimientos fetales llegarán más adelante.

Cuando las semanas pasan, y la mente y el cuerpos se van adaptando a la nueva situación, la tripa empieza a crecer, y las embarazadas empiezan a tener otras sensaciones como los movimientos fetales. ¿También te sucede esto a ti? ¿Cómo te imaginas los primeros movimientos fetales? Raros, extraños, emocionantes e ilusionantes…

¿Cuándo empiezas a notar al bebé?

Quizás te parezca tarde, pero en torno a las 18-22 semanas es cuando empiezas a notar al bebé. Lo notarás antes si ya es tu segundo embarazo (en torno a las 16-18 semanas), o si estás delgada. Sin embargo, aunque no los percibas, los primeros movimientos fetales se producen en torno a las 6 semanas de embarazo.

En cualquier caso, si llegas a la semana 24 y aún no lo has sentido, consulta al ginecólogo.

¿Cómo se sienten los primeros movimientos fetales?

Los movimientos fetales incluyen las piernas y los brazos, el tronco, la respiración… Como indica la Unidad de Bienestar Fetal del Hospital Clinic y Sant Joan de Déu de Barcelona “ningún feto se mueve igual a otro, ni con la misma intensidad ni con el mismo ritmo. Cada bebé tiene sus pautas y la madre es la que debe observar los movimientos para conocerlos y hacer un seguimiento. Cada bebé es diferente en su modo de moverse, y no hay un patrón de movimiento ideal. Lo importante es que su nivel de actividad no cambie demasiado, con eso sabrás que lo más probable es que todo vaya bien”.

Si aún no lo has sentido, te contamos cómo lo describen algunas mujeres:

  • Una ligera sensación como un cosquilleo u hormigueo…
  • Como cuando se forman los gases, como burbujitas…
  • Como cuando te suenan las tripas de hambre, pero sin hacer ruido.
  • Hay quien lo describe como una pececillo nadando (pero realmente sabemos cómo se mueve un pez en el agua ¿? :-) .
  • Golpecitos suaves.

Al principio, quizás dudes de lo que estás sintiendo. Pero si te encuentras en las semanas indicadas, llega un momento en el que notas que se trata de los movimientos de tu bebé. Suele ser un momento curioso, raro, pero a la vez emocionante.

A partir de ese momento, cada vez lo notarás con más frecuencia, varias veces al día y en forma de pataditas.

Movimientos fetales en el tercer trimestre

La época del embarazo en la que más se nota al bebé se produce entre la semana 28 y 34. A partir de entonces, es posible que tu tripa se deforme porque el bebé te clava alguna extremidad debajo de las costillas en forma de empujones.

Si un día empiezas a notarlo menos veces, no te preocupes. Al final del embarazo es normal sentir movimientos menos frecuentes, pero sí más intensos y duraderos. Esto se debe a que el bebé tiene menos espacio para moverse y a que está más tiempo dormido.

Eso sí, conviene que estés atenta, como indica el Hospital Clinic: “si ya has notado los movimientos pero percibes un cambio en el patrón habitual de los movimientos de tu bebé, también se recomienda consultar. Como máximo, se aconseja no demorar la consulta más allá de 24 horas tanto si percibes una disminución de los movimientos como una ausencia de ellos”.