Pilates embarazadas

Pilates para embarazadas

Cuando te quedas embarazada, incluso mientras te encuentras en el proceso de búsqueda, muchos pensamientos pasan por tu mente. Algunos de ellos están relacionados con los cambios físicos que sufrirás durante y después del embarazo. En este post vamos a dejar a un lado las preocupaciones relacionadas con el bebé para centrarnos en la salud física de la mamá y sobre todo en ejercicios beneficiosos como el pilates para embarazadas. 

¿Qué miedos tienen las embarazadas?

  • El peso. Te preocupas por el peso que ganarás durante estos meses o si bajarás esos kilos después del parto. Es normal. A nadie le gusta engordar o no volver a su estado habitual. El embarazo supone un gran cambio físico, no hay que negarlo. Pero si te preocupa este punto, puedes minimizar sus efectos con ejercicios de preparación al parto. 
  • Las limitaciones físicas. Cansancio, dificultades para coger pesos o caminar, menor resistencia al movimiento.
  • Deporte. Si eres una mujer deportista, no sabes si puedes continuar con tus actividades habituales y si eres de las que nunca han hecho deporte, no sabes si deberías empezar a moverte un poco.
  • El parto. Es una fase del embarazo que inquieta a la gran mayoría de las mujeres. Entre otras cosas, si estarás preparada físicamente y si lo harás bien para que el bebé no sufra, si te dolerá, si te recuperarás bien y rápido…

¿Qué puedes hacer para mejorar tu calidad de vida y la del bebé en el embarazo?

Realizar ejercicio es recomendable para cualquier persona. Si estás embarazada, tendrás que adaptar la actividad física al trimestre del embarazo en el que te encuentres. Antes de nada, pregúntale a tu médico para que te aconseje sobre la actividad más adecuada según tu estado.

Así lo recomienda la SEEDO (Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad), en el día de la lucha contra la obesidad celebrado en 2016: “En cuanto a las normas de actividad física y ejercicio durante el embarazo, una actividad física regular tiene beneficios probados tanto para la madre como para el feto. En ausencia de complicaciones médicas u obstétricas, se recomiendan 20‐30 minutos de ejercicio de intensidad moderada, de bajo impacto y ejercicio aeróbico (caminar, step, y ejercicios aeróbicos) al día”.

En esta ocasión, te proponemos empezar a practicar pilates para embarazadas dos días a la semana. Pilates es un método de entrenamiento físico y mental creado en los años 20 del siglo pasado que ayuda a tonificar, fortalecer abdomen, corregir posturas, reducir estrés y aumentar elasticidad.

Según un estudio realizado por María José Aguilar Cordero (catedrática de la Universidad de Granada y enfermera pediátrica del Hospital Clínico Universitario San Cecilio) y otros colaboradores, algunos de los beneficios de realizar actividad física son:

  • Mejorarás tu condición física, tendrás un peso más adecuado y conseguirás un mayor bienestar fetal.
  • Lograrás fortalecer la musculatura implicada, lo que hace que se reduzca el dolor y el esfuerzo en el momento de dar a luz. De este modo, se reducen las cesáreas y los partos instrumentados.
  • Contribuye a la reducción del dolor, al aumentar la segregación de endorfinas que tiene lugar cuando las personas entrenadas efectúan un gran esfuerzo.
  • En el postparto, la recuperación se produce antes y es más llevadera para la madre.

Beneficios de pilates para embarazadas

  • Uno de los objetivos iniciales cuando se inventó el método Pilates consistía en fortalecer los músculos de la espalda.
  • Ayudar a mantener a raya el peso.
  • Mejora la circulación de las piernas y la sensación de cansancio en las mismas debido al peso que vas ganando y la presión del  bebé.
  • Uno de los principios del Pilates es la respiración. Aprender a respirar contribuirá a que estés más relajada y te ayudará durante el parto.
  • Fortalecer la zona pélvica y el abdomen, zonas que se resienten especialmente durante estos meses. Sobre todo a partir de la semana 34.

Los ejercicios de pilates para embarazadas se recomiendan a partir del segundo trimestre, cuando el embarazo se ha asentado. Ante todo, recuerda que antes de realizar pilates debes consultar con tu médico y acude a clases especialmente destinadas para embarazadas. Y recuerda que también será muy beneficioso continuar con el pilates postparto siempre que puedas.