Viajar en avión embarazada

Viajar en avión embarazada

¿Puedo viajar en avión embarazada? Sí, puedes viajar en avión estando embarazada. Quizás te guste viajar por turismo al extranjero o porque tienes a la familia lejos y quieres ir a visitarla estas Navidades. Tal vez se trate de una obligación por trabajo. En cualquiera de estas situaciones, necesitarás volar embarazada. No te preocupes, estar embarazada no es un impedimento como así lo afirma la ginecóloga Sofía Fournier aquí. Eso sí, cada compañía aérea tiene sus propias recomendaciones. En este post te explicamos lo que debes saber para viajar en avión embarazada.

Volar embarazada

Lo primero que debes saber es que se puede viajar en avión estando embarazada. Como indica Iberia en su página web “volar es totalmente seguro y no afecta al embarazo”. No necesitas ninguna autorización antes de las 28 semanas de embarazo.

A partir de ahí (o antes si hubiera algún problema), el médico decidirá si puedes viajar o no. En cuyo caso deberás llevar una carta o certificado firmado por el médico o matrona y el historial de embarazo. Además, es posible que la compañía exija que firmes un documento de descargo para eximir de responsabilidades a la empresa.

En cualquier caso, se recomienda no viajar a partir de la semana 36 (semana 32 en el caso de embarazo múltiple) ni 7 días después de dar a luz. El segundo trimestre es el mejor para volar en avión ya que las posibles molestias del primer trimestre habrán desaparecido y aún queda mucho tiempo para el parto.

En el caso de Vueling, hasta la semana 27 puedes viajar sin aportar ningún certificado médico. Entre la semana 28 y 35 tienes que presentar un certificado que confirme que puedes viajar (que sea original, indicando el periodo de validez, nº de colegiado y firmado por el profesional médico). A partir de la semana 36, no se podrá volar en ningún caso.

Volar embarazada

En Air Europa, a partir de la semana 36 piden obligatoriamente un certificado médico. En Ryan Air, a partir de la semana 28 debes llevar un formulario rellenado por el médico o la matrona que se entregará tanto en el mostrador como en la puerta de embarque. A partir de la semana 36 no se puede volar (semana 32 en el caso de embarazo múltiple sin complicaciones). Con Easy Jet podrás viajar hasta el final de la semana 35 o hasta el final de la semana 32 en el caso de múltiples.

Como es lógico, las compañías aéreas quieren evitar imprevistos como es el tener un parto en pleno vuelo. Aunque no sería la primera vez que sucede un alumbramiento en las alturas

Consejos para viajar en avión embarazada

  • Reserva plaza en el pasillo y cerca del servicio. Así podrás estirar las piernas y moverte con más facilidad. Al comprar tu billete solicita la fila más espaciosa.
  • Avisa a la compañía de tu estado. Por ejemplo, en Iberia te ofrecerán acceso preferente a la hora de embarcar.
  • Coloca el cinturón de seguridad adecuadamente: es decir, debajo de del abdomen (en la zona pélvica).
  • No olvides levantarte un rato cada hora y mover los pies y las piernas. En realidad este consejo lo debería tener en cuenta cualquier pasajero, pero las embarazadas tienen más riesgo de sufrir la trombosis del viajero (o síndrome de la clase turista). Es decir, un coágulo de sangre que se forma en la vena por estar más de 4 horas sentado (en cualquier medio de transporte, no solo en el avión). Esto se debe a que el útero se hace más grande y presiona la vena cava.
  • Lleva ropa holgada, precisamente para evitar la situación descrita en el punto anterior.
  • Bebe agua.

Viaja tranquila. Como recoge la revista Ser Padres, el feto no sufre falta de oxígeno y su corazón late normalmente a lo largo del vuelo. Tampoco existe relación entre las turbulencias y las contracciones.

En cualquier caso, cada embarazo tiene sus particulares y tu médico podrá aconsejarte si puedes viajar en avión embarazada.